La concejala Beatriz Mogrovejo responde sobre la reforma de la Ley del Aborto

en Actos públicos/Actualidad

PlenoOrtegaBesatriz

Durante el pleno del Ayuntamiento de Móstoles del pasado 24 de septiembre, la concejala Beatriz Mogrovejo, del grupo municipal de Ganar Móstoles, interviene en la moción prevista en el Orden del Dia sobre el respeto al derecho a la interrupción voluntaria de embarazo de las mujeres de 16 a 18 años:

«Quisiera comenzar mi intervención en el pleno haciendo alusión a las casi 500 mujeres menores de edad que, según el informe del Ministerio de Sanidad del 2013, interrumpieron su embarazo en ese año, y lo tuvieron que hacer sin el acompañamiento de sus madres y padres. Quiero mencionarlas porque todas y cada una de ellas son mujeres valientes que se han enfrentado a un hecho traumático sin el apoyo de sus progenitores y lo hicieron, según el informe de la Asociación de Clínicas Autorizadas para la Interrupción del Embarazo, por razones fundamentadas, que luego desarrollaré en la exposición, y que nada tienen que ver con el capricho de ocultación, tal y como de alguna forma el Partido Popular ha alegado para justificar la reforma de esta ley.

Los embarazados no voluntarios en mujeres menores se seguirán dando, y en tanto se siga recortando en educación sexual no van a disminuir, y además a partir de ahora estas mujeres no podrán ejercer el derecho de tomar una decisión tan vital para ellas como seguir o no con su embarazo adelante y se verán condicionadas por la decisión que tomen sus progenitores o sus tutores legales; y será así por la decisión caprichosa (esta sí que es una decisión caprichosa) del partido popular que sin ningún apoyo parlamentario y desde luego sin ningún tipo de apoyo social y de organización, salvo el de la Jerarquía de la Iglesia Católica y sectores más fundamentalistas del PP.

El Partido Popular ha modificado la ley sobre los derechos reproductivos de las mujeres, menores en este caso, bajo premisas absolutamente falsas. La saca adelante diciendo por ejemplo que la ley Orgánica 2/2010 impide a los padres y madres proteger a sus hijas menores. Pues bien, ya conocíamos esta ley, pero aún así la hemos leído varias veces intentando encontrar en qué momento dice eso o algo acaso parecido y por tanto se hayan podido equivocar, por eso de confiar en qué todo es un error de interpretación, y no lo hemos encontrado pues el texto es claro. Pero ni nosotros, ni el resto del senado, salvo el Partido Popular… curioso.

Les voy a leer textualmente la ley para que quede constancia de la claridad de la misma y dice así:

“En el caso de las mujeres de 16 y 17 años, el consentimiento para la interrupción voluntaria del embarazo les corresponde exclusivamente a ellas de acuerdo con el régimen general aplicable a las mujeres mayores de edad. Al menos uno de los representantes legales deberá ser informado de la decisión de la mujer. Se prescindirá de esta información cuando la menor alegue fundadamente que esto le provocará un conflicto grave, manifestado en el peligro cierto de violencia familiar, coacciones, malos tratos, o se produzca una situación de desarraigo o desamparo”.

Hablemos de los casos de mujeres menores que prescinden de dar la información a sus progenitores o tutores legales. Según estudios estadísticos oficiales del último año, las mujeres menores que practicas una interrupción involuntaria del embarazo suponen un 0,44% del total que se realizan anualmente. De estas son tan solo un 13% las mujeres que no informan a su progrenitores. Estas mujeres, me refiero a este 13%, proceden de familias desestructuradas, con progenitores en prisión, mujeres emancipadas que viven en esta país sin sus padres, mujeres en riesgo de sufrir malos tratos familiares o con padres y madres absolutamente contrarios a la decisión de la menor y que provoca en la misma un miedo patológico a la comunicación de la misma

Decía también el Partido Popular en la exposición de motivos para cambiar esta ley que, el hecho de que las mujeres menores pudieran interrumpir el embarazo sin consentimiento parental les impedía “velar por ellas”. Pues bien, yo me pregunto ¿Cómo está velando el estado por estas mujeres si las obligamos a tener el consentimiento parental en contextos como los que acabo de mencionar? ¿De qué forma está velando el estado por estas mujeres si las empuja a seguir adelante con un embarazo no deseado o a practicarse un aborto en condiciones clandestinas e inseguras poniendo en riesgo su vida ? No sé si ustedes saben, pero por si acaso se lo voy a decir, y vamos a poner en la mesa hechos dramáticos que existen por más que el Partido Popular intente invisibilizarlos constantemente, y no exageramos, que ustedes tienden a decir que lo hacemos. … el 80% de los abusos sexuales en menores se producen dentro del ámbito familiar. ¿De qué forma vela el estado por estas menores cuando es el mismo estado a través de esta reforma de ley quien las obliga a depender de sus victimarios para interrumpir su embarazo? ¿No es acaso descabellado que sea el propio violador de la mujer, sea el padre o el tutor legal, quién tenga que autorizar la interrupción de un embarazo fruto del mismo abuso? Ni a una sola mujer se la debe poner en esa situación y es la ley la que debe velar porque eso sea así.

Cuando este grupo municipal prometió el cargo en el ayuntamiento, cada uno de nosotros y nosotras lo hicimos por un artículo de la constitución española (seguro que lo recuerdan) y cada una de las concejalas y concejales de este grupo nos declaramos defensores de los derechos humanos, siendo esta defensa signo de identidad de nuestro grupo político. En mi caso particular prometí el cargo ante la Constitución Española y en especial por el artículo que vela por los derechos de los niños y las mujeres, sectores más vulnerable de la sociedad.

Pues bien, evidenciamos aquí que esta reforma de ley, promovida y apoyada por el partido popular, contraviene con la exhortación de los organismos internacionales en el que la declara contraria con la normativa internacional de los derechos humanos.

El comité de los derechos del niño de Naciones Unidas, recomienda que se permita a las y los menores poder acceder a determinados tratamientos sin el consentimiento de sus progenitores, como es por ejemplo tratamientos por VIH, servicios de salud sexual, métodos anticonceptivos y la interrupción del embarazo en condiciones de seguridad.

Una menor de 16 años, según la ley 41/2002, puede decidir temas tales como amputaciones, quimioterapias o ligaduras de trompas sin consentimiento parental, una menor de 16 años, según el artículo 320 del código civil, puede disponer de su patrimonio, una menor de 16 años, según el artículo 16 del código civil, puede contraer matrimonio y decidir libremente ser madre, ahora bien, no puede decidir libremente no serlo. Una menor de 16 años puede abandonar su formación, puede trabajar, puede emanciparse, conducir una moto, pero no puede decidir sobre su reproducción y es el partido popular los responsables de que esto sea así.

Esta reforma es incongruente de todo punto y es además una vulneración de los derechos humanos y una vulneración de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, que además traerá consigo situaciones dramáticas que pondrá en peligro sus vidas. El estado no debe permitir que ni una sola mujer se vea expuesta a tener que tomar una decisión en la que ponga en peligro su vida. Nos ofende profundamente que esta ley haya sido modificada bajo la premisa de la “reforzar la protección a las menores” porque lo que están haciendo es justamente lo contrario.

Estamos aquí para defender los derechos de todos y todas y no para recortarlos.

Por todo ello apoyamos esta moción, rechazamos la regresión en la ley, y les anunciamos que seguiremos rechazándola y manifestando este rechazo en las instituciones públicas y en la calle, tal y como lo hemos hecho durante más de 30 años.»