Intervención liquidación del presupuesto 2015

en Actos públicos/Actualidad

Miguel20160428

Miguel Ángel Ortega explica los datos de la liquidación del ejercicio presupuestario del año 2015 haciendo un balance positivo:

Los datos que hoy se nos presentan con respecto a la liquidación del presupuesto del año 2015 son ciertamente positivos y, a nuestro juicio, indican que se está caminando en la dirección correcta, ya que demuestran que es posible aumentar el esfuerzo social de la administración al tiempo que se reduce el gasto.

En tan solo seis meses se han corregido parcialmente algunos indicadores económicos importantes y hay que valorarlo positivamente, pero creo, con toda sinceridad, que haríamos muy mal si cayésemos en la autocomplacencia y no nos exigiésemos más, porque lo cierto es que aún queda mucho por hacer.

Es mucho lo hecho en materia de contención de gastos superfluos, pero el margen de actuación aún es muy amplio. Tenemos referencias sólidas de cómo hay que actuar. Reiterados informes tanto de la Cámara de Cuentas como del Tribunal de Cuentas señalan los sobrecostes que suponen para las arcas públicas los servicios privatizados. Especialmente relevante es el informe de fiscalización del sector público del Tribunal de Cuentas con respecto al año 2011. Sirva a modo de ejemplo que este órgano de fiscalización estatal apuntaba ya entonces que la limpieza viaria privatizada salía hasta un 71% más cara que la que se prestaba directamente por los Ayuntamientos.

Apostar con audacia y decisión en el cumplimiento de nuestros compromisos electorales en este campo supondrá, sin ningún género de duda, una mejora muy sustancial de los resultados económicos del Ayuntamiento, pero para ello es imprescindible trabajar seriamente y sin dilaciones en la recuperación de aquellos servicios que fundamentalmente consisten en mano de obra. Recuperar la gestión, por ejemplo, de la limpieza de los colegios públicos de nuestra ciudad, resultaría en un ahorro inmediato en torno a los 600.000 euros anuales y nos evitaría gran parte de los problemas que actualmente tenemos con empresas que tienden a incumplir los pliegos de condiciones para aumentar sus márgenes de beneficio.

Apostar por una administración moderna, eficaz, transparente y volcada en el servicio a nuestras vecinas y vecinos, no sólo es un imperativo que nos hemos dado en nuestros programas electorales, es un elemento de puro sentido común. Tenemos que ser valientes y afrontar cuanto antes el poner orden en una estructura que adolece de graves desequilibrios y en la que están enquistadas prácticas clientelares que provocan la desmotivación del grueso de la plantilla municipal. Acometer un Plan de reorganización interna, de eliminación de toda retribución salarial arbitraria, que permita promocionar internamente en igualdad de condiciones, nos permitirá ser mucho más eficaces al tiempo que justos y, con toda seguridad, redundará en mejores servicios con menor coste.

Sin duda vamos por el buen camino. Las cifras así lo indican, pero nos haríamos flaco favor, a nosotros y a nuestros vecinos y vecinas, si no somos ambiciosos y exigentes y dejásemos de pisar el acelerador en cuestiones que no pueden ser demoradas.