Donde dije digo, digo Diego. Y para esto no hay, pero para esto otro, sí

en Feminismos

De Beatriz Mogrovejo, concejala del área de Igualdad de Ganar Móstoles.

 

La semana viene con noticias frescas que nos dejan heladas.

El martes la noticia era que los Presupuestos Generales del Estado, contemplan para la construcción de tres nuevos CIES. Lo que viene a ser eso de: “no quieres caldo, pues toma tres tazas”. Mientras que ONG y amplios sectores de la población civil denuncia la propia existencia de los Centros de Internamiento de Emigrantes, pues estos vulneran los derechos humanos sistemáticamente o son una vulneración en sí mismos, pues en ellos permanecen personas encerradas que no han cometido ningún delito, el Ministerio de Interior decide que hacen falta más, que con los que tenemos, no hay suficientes, y se invierte para vulnerar más y mejor los derechos humanos.

Pero las noticias sobre los presupuestos generales del Estado no cesan, al día siguiente llega otra también muy graciosa, y es que el presupuesto destinado para llevar a cabo el famoso Pacto de Estado contra la violencia machista, es exactamente NADA. Es decir, que el plan que plantea el Partido Popular para cerrar dicho pacto, es un apretón de manos de machotes, una sonrisa a la cámara, mucha buena voluntad de “vamos a ser buenos”, “la violencia machista es una lacra”, “esto es un drama que no puede seguir sucediendo” y ya está. Aquí ya nadie es machista, ni los hombres y mujeres del Partido Popular ni absolutamente nadie, al final, la imagen, es lo que importa.

¿Podría decirnos a todas y cada una de las mujeres de cada pueblo de este país, cómo este gobierno piensa luchar contra el machismo y la violencia machista sin inversión presupuestaria? O lo que es mejor ¿Podría explicarnos a toda la población en general, cómo piensa justificar que sí haya dinero e se planee inversión para crear centros donde se internan a personas que no han cometido delitos y que acumula denuncias relativas al maltrato, al hecho de que menores y mujeres embarazadas permanezcan encerradas y sin atención sanitaria digna, etc, etc? ¿Es una cuestión de prioridades? ¿deducimos entonces que los Centros de Internamiento de Emigrantes y el control migratorio de estas personas que llegan a nuestras fronteras huyendo de la pobreza o las guerras es prioritario a la violencia machista, la estructural y la que tiene consecuencias tales como que en tres meses hábiles de año sean más de 30 las mujeres asesinadas en nuestro país? Y si no es una cuestión de prioridad ¿entonces de qué es? ¿será ideología? ¿será machismo? ¿será racismo y xenofobia? ¿o será todas las cosas a la vez?

Cuando en una relación sentimental, un hombre mata a una mujer, traduce la última consecuencia y más cruel demostración del machismo. Cuando un hombre viola a una mujer, es machismo. Cuando un hombre hace uso de la prostitución, es machismo. Cuando la técnia para venden un producto usa el cuerpo de una mujer estereotipo sexual, es publicidad sexista, y eso es machismo. Cuando un hombre insiste a una mujer, o la chista, o la intimida o la amenaza, eso es acoso, y el acoso es machismo. Cuando una empresa ofrece un salario inferior a una mujer por un trabajo por el que un hombre cobra mejor salario, eso es brecha salarial, y eso es machismo. Cuando una fuerza política recorta en políticas de igualdad, es machismo.

Cuando una fuerza política promete a unas mujeres que han mantenido una huelga de hambre para que se incluyan los puntos exigidos en el futuro plan de igualdad, y presupuestan inversión cero para la ejecución de dichos puntos, se traduce EN LA ÚLTIMA CONSECUENCIA Y MÁS CRUEL DEMOSTRACIÓN DE MACHISMO.

Los presupuestos generales del estado es el espejo de este gobierno. Esto es lo que tenemos. De momento, NO HAY SALIDA.